miércoles, 5 de agosto de 2015

Celedonio Esteban Flores

En el barrio porteño de Villa Crespo nacía el día 3 de agosto de 1896, quién sería para el tango uno de sus mayores exponentes, me refiero al gran poeta Celedonio Esteban Flores, también recordado como "El negro Cele". Sus padres fueron, Manuel Ceferino Flores y Fermina Rueda.
El matrimonio Flores tuvo cinco hijos: Amelia, Celedonio, Manuel (quien firmó algún tango y conservaba mucho material de su hermano), Andrés y Héctor. Al aumentar la familia los Flores decidieron buscar un lugar más amplio que albergara con mayor comodidad a toda la parentela y se trasladaron a un conventillo de la calle Talcahuano 48, vivienda humilde pero mucho más grande.
Celedonio cursó sus estudios primarios en la escuela "Roca" de la calle Libertad al 1500, cercana al teatro Colón. Posteriormente los nombrados se mudarían al barrio de Almagro. A los once años, Cele dijo a sus padres que quería estudiar violín, y a ese propósito con mucho sacrificio, lo inscribieron en la Academia Williams, pero a los pocos meses abandonó su estudio, aduciendo que su verdadera vocación era el dibujo.
Al terminar sus estudios primarios, intentó estudiar en la Academia de Bellas Artes, pero también duró poco su entusiasmo por esa carrera, ya que la abandonó en unos pocos meses.
Desde muy temprana edad se sintió atraído por los libros, ávido lector de los grandes poetas como Almafuerte, Belisario Roldán, Rubén Darío, Amado Nervo, Evaristo Carriego, y hasta Alfonsina Storni, alimentaron su espíritu de poeta. Celedonio trabajaba en el Ferrocarril Central Argentino y en los momentos libres que su labor le dejaba, escribía, leía y daba rienda suelta a su imaginación. Su cuaderno de versos "Flores y Yuyos", está fechado en 1915.
Siendo muy joven se sintió atraído a su vez por el deporte; su carácter inquieto y rebelde (recordemos que Celedonio simpatizaba con los anarquistas en aquellos lejanos años) lo llevaron a abrazar el arte pugilistico, donde llegó a tener destacada actuación dentro del peso liviano. Fue finalista en una competencia de selección para un campeonato sudamericano. Los coleccionistas conservamos algunas fotos de Celedonio en su condición de boxeador. En esa final fue derrotado por puntos por Mario Reily. Posteriormente, por problemas de peso (ya que aumentaba rápidamente), dejó el ring y se dedicó a la enseñanza del arte de los puños.
Tenía veinticuatro años cuando decidió enviar unos versos al concurso que organizaba el diario "Última Hora", cuyo premio consistía en dinero en efectivo y la publicación de la obra en el jornal. El poema se llamaba "Por la pinta". Cele obtuvo el primer premio y la consecuente publicación de sus versos. Estos, llamaron inmediatamente la atención de Gardel y de Razzano quienes buscaron contactarse con Celedonio con el propósito de solicitarle permiso para musicalizar la obra.
La sorpresa y el halago que esto significaba, dio paso para que José Ricardo, guitarrista del dúo, compusiera la música y los versos de Cele fueron rebautizados como "Margot" y llevados al disco en ritmo de tango por el gran cantor en 1920. Fue este el primer vínculo que Celedonio tuvo con nuestro cancionero.
En esa época, había dejado el ferrocarril y trabajaba como empleado en la contaduría Colauti, lo que le daba un buen pasar desde lo laboral, ya que era un excelente empleo. Esto le permitió dar rienda suelta a su vocación de poeta por medio de los tangos. Poco a poco fueron surgiendo:
-"Mano a mano" con música de Gardel-Razzano, en 1923.

-"La mariposa" con música de Pedro Maffia, en 1923.

- “El alma que siente” y “Milonga fina” de 1924 con José Servidio y "El bulín de la calle Ayacucho" en 1925, con música de los hermanos José y Luis Servidio, siendo todos éstos rotundos éxitos en la voz de Gardel. El astro también le grabó en aquella época “Cordobesita”, zamba con música de Samuel Castriota y “Malevito”, llevado al disco en España.
También en 1926 llegó "Sentencia" con música de Maffia llevado al disco por Rosita Quiroga en la casa Víctor acompañada por el notable pianista y amigo del poeta, Eduardo "Chon" Pereyra, con quien nos legara entre otras joyas los tangos “Viejo coche” (éxito de Rosita y luego de Ángel Vargas), y “Gorriones”, tango de espíritu libertario que grabó Gardel.
Para Rosita Quiroga escribió durante mucho tiempo con cierta exclusividad. Sus temas eran llevados al disco por la cancionista en el sello Víctor. Celedonio iba poco a poco instalando su nombre como uno de los más prolíficos autores nacionales y aumentaba su ya bien ganada popularidad, desde los éxitos de “Margot” y “Mano a mano”.
Como buen porteño fue amante de las carreras y fanático del fútbol. Supo tener dos caballos "pursan": "Gaucho" y "Tango". Concurría a las carreras junto a un grupo de amigos del tango, como Héctor Gagliardi, Aníbal Troilo, Francisco Fiorentino, y otros que fueron algunos de los que solían compartir las tardes en el circo palermitano. Como Gardel, Racing Club de Avellaneda fue el club de sus amores, su otra gran pasión.
Contrajo matrimonio con Luisa Vince y se mudó al sur del conurbano, precisamente a la localidad de Claypole, buscando en esa estancia tener una vida más sosegada y alejada de la noche porteña. Sin embargo y muy a su pesar, no consiguió su objetivo. Sus trabajos en las radios porteñas, como antaño lo había hecho en la audición "Geniol" con Gardel, o en "Radio Cultura", las repetía ahora junto a Héctor Gagliardi, como así también con al cantor Carlos Acuña, con quien realizó algunas giras por el interior del país en compañía del guitarrista José María Aguilar que los secundaba musicalmente. Cele oficiaba de presentador y recitador en los recitales de Acuña.
Por su parte, sus presentaciones personales recitando sus versos lo retenían en el centro. Esto hacía que muchas veces, perdiera el ultimo tren de la noche y se quedara en la capital hasta la mañana siguiente. Por esta razón se mudó nuevamente a Villa Crespo, a la calle Malabia 2154.
Su inspiración nos legó entre otros éxitos:

-"Viejo smoking" con música de Guillermo Barbieri, quien también le musicalizara los versos de “Pa lo que te va a durar”.

-"Mala entraña", con música de Enrique Maciel

- "Pan", y la zamba “El farol de los gauchos” con música del “Chon” Pereyra

-"Lloró como una mujer", con melodía de José María Aguilar

-"Canchero", con el maestro Arturo De Bassi

-"Corrientes y Esmeralda", con el pianista Francisco Pracánico

-"Muchacho", con Edgardo Donato

-"Audacia", con Hugo La Roca

-"Cuando me entrés a fallar", también con Aguilar

y muchos otros más que fueron éxitos populares, que serían llevados al disco por Gardel, Corsini, Magaldi, Charlo, Rosita Quiroga, Roberto Díaz, Carlos Dante y la mayoría de los cantores de ese entonces. También nos legó dos hermosos libros de poesías: “Chapaleando barro” y “Cuando pasa el organito” que agotaron varias ediciones, incluso tras la muerte del poeta.
El gobierno que se instaló tras el golpe militar de 1943, por consejo del vicario castrense Monseñor Franchesqui, prohibió la difusión de los tangos que tuvieran palabras lunfardas en su contenido.Celedonio y Discépolo fueron los más afectados por esa injusta medida, tomada por personas que no entendían el sentimiento popular y su modo de expresión, y mucho menos los tangos. El 28 de julio de 1947 a punto de cumplir 51 años falleció.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada