martes, 5 de febrero de 2013

Roberto Quiroga "EL CANTOR DEL PUEBLO"


Tan pronto nos adentramos en los comienzos de la vida de quien, con el devenir del tiempo se convertiría en "El Cantor del Pueblo", encontramos divergencias acerca de su lugar de nacimiento y de su nombre de pila.
Las opiniones se reparten entre Avellaneda, Provincia de Buenos Aires, y el porteño barrio de Barracas. De todas maneras la diferencia geográfica no sería tanta, si consideramos que a Avellaneda se la conocía con anterioridad como Barracas al Sur y a ambas solamente las separa el Riachuelo.

En cuanto a su nombre de familia, también existe controversia. Sus padres fueron Manuel Martins y Carolina Expósito. Si bien el más aceptado es Manuel Martins, los autores Raúl Outeda y Roberto Casinelli lo mencionan como Carlos Martins y Horacio Ferrer, como Carlos Martino.

Debuta como solista en el año 1929 con el nombre artístico de Carlos Martins y, en 1933, forma el dúo Vega-Martins, para después actuar con el seudónimo de Carlos Rainer junto a los hermanos Neira. Como guitarrista, acompañó posteriormente al cantor Agustín Magaldi, quien grabó el vals "El Unitario de San Miguel", del cual Martins era autor. También compuso la canción "Te llevo en el alma".

Actuó como solista en diversas emisoras capitalinas y en varios locales de tango. En el año 1940 don Pablo Osvaldo Valle lo induce a adoptar como nombre artístico el de Roberto Quiroga y ese mismo año se incorpora a la orquesta de del bandoneonista Ernesto de la Cruz.

En 1941 se incorpora a la orquesta de Julio de Caro y con el autor de "Boedo" graba "De vuelta al bulín y "El candombe". En 1942 se une a la "típica" de Alberto Soifer, con quién graba para RCA Victor, "Mi Buenos Aires querido" y "Alondras", una composición en arreglo de vals, compuesta por el director del conjunto.

Para ese entonces se perfila claramente en Roberto Quiroga su estilo gardeliano y sus éxitos, en bares y confiterías, lo llevan a ocupar un lugar central en el programa auspiciado por Jabón Federal que en ese entonces se irradiaba por Radio Belgrano. Durante sus actuaciones como solista cantó preferentemente secundado por guitarras, si bien también lo hizo acompañado por la Orquesta Víctor y por la de Héctor María Artola.

Al crecer su popularidad, no obstante cierto cuestionamiento por parte de sectores que lo consideraban un imitador de Carlos Gardel, Roberto Quiroga es tentado para incorporarse al cine nacional y es así como, en 1948, filma "El cantor del pueblo" y en 1949, "Otra cosa es con guitarra" y "Cuidado con las imitaciones".

En "El cantor del pueblo" es evidente la intención de los productores del film de asociar la figura de Roberto Quiroga con la de Carlos Gardel, pues al argumento elegido se agrega la participación de un actor que arrastra reminiscencias gardelianas, tal el caso de Tito Lusiardo; quien con Mario Fortuna y Roberto Quiroga integran un trío de jóvenes humildes que buscan alcanzar la fama como intérpretes de tango. La participación femenina fue confiada a Perla Mux y Herminia Franco.

En su siguiente película, "Otra cosa es con guitarra" actúa acompañado por Francisco Chiarmielo, Mario Fortuna, Marcos Zucker y en el film participan también la orquesta de Domingo Federico, Jorge Vidal, Héctor Larroca, Panchito Cao y Barry Moral.

En "Imitaciones peligrosas" interviene, ya en un plano de mayor igualdad, junto a Tito Martínez del Box, Carlos Castro (Castrito), Chela Cordero, Marcelo Ruggero, La Cruzada del Buen Humor, Dorita Alonso y Délfor.

Estas tres películas fueron catalogadas como de calidad "C", lo cual parecería corroborar que lo que se pretendía explotar con ellas era la popularidad del cantor, sin ocuparse demasiado por la calidad cinematográfica de las mismas. Sin embargo, estas películas se exhibieron en el exterior y se convirtieron en el vehículo que le permitió luego a Roberto Quiroga, realizar giras exitosas que abarcaron todos los países de América.

En efecto, en diciembre de 1949 inicia una gira por los Estados Unidos, recorriendo varios estados de la Unión. Luego se traslada al Caribe, después a Venezuela y Colombia donde deja varios registros discográficos con acompañamiento, respectivamente, de orquesta y guitarras.

En nuestro país continuó desarrollando su actividad profesional, presentándose en diversas ciudades del interior y en varios "boliches tangueros" de la capital; tal el caso del "Bar Victoria" de la Calle Corrientes -entre Thames y Serrano- y "La Tablita" de Avenida del Trabajo (hoy Av. Eva Perón) y Lautaro, en el barrio de Flores, donde actualmente se encuentra instalado un local de una cadena de supermercados. Precisamente una noche, actuando en dicho local, Quiroga sufre un derrame cerebral y fallece en la ambulancia que lo trasladaba al hospital Zubizarreta . Era el 1º de febrero de 1965 y el cantor recién había cumplido 54 años.

Según Oscar del Priore, Roberto Quiroga fue quien por primera vez cantó los versos compuestos por Celedonio Flores del tango "Por qué canto así". En la grabación de ese tema, lo acompañaron las guitarras pulsadas por Cornejo y Cáceres.

Durante su trayectoria, Roberto Quiroga dejó grabados alrededor de 40 discos en estudios de Argentina, Venezuela y Colombia; siendo acompañado en algunos por guitarras y en otros por orquestas tales como la de los maestros Julio De Caro, Alberto Soifer, Ricardo Pedevilla, Alberto Dimaggio y la "Orquesta Típica Coca Cola", esta última, formada por la bebida auspiciante para el programa radial "La Ronda Musical de las Américas". Entre los guitarristas que lo acompañaron en sus grabaciones, se destacaron Cornejo, Cáceres, Avena, Demasi, Toto y Rolando.

Me contó Mario Bosco, que él presenció muchas escenas de la película "El cantor del pueblo" cuando fueron filmadas en el Mercado de Abasto y recordaba a Roberto Quiroga como un hombre educado, cálido y ubicado, que durante los descansos comunes en toda filmación, jugaba al truco en el bar Universal de la calle Anchorena, entre Corrientes y Guardia Vieja (hoy Carlos Gardel).

He mencionado que la figura de Roberto Quiroga fue resistida por muchos sectores, por considerarlo un imitador del "Zorzal Criollo". No deseo terminar esta crónica sin repetir textualmente, la contestación que me dio Oscar Ferrari, cantor contemporáneo de Quiroga, cuando le pedí su opinión al respecto, Ferrari dijo: «Después que muere Gardel, los medios, las grabadoras, todo el ambiente estaban esperando al nuevo Gardel y eso no se produjom ni se va a producirm porque Gardel hubo uno solo, ¡En hora buena! Pero Buenos Aires quería encontrar al reemplazante de Gardel. Uno muy importante, no quiero decir el primero, fue Roberto Quiroga y hasta se llegó a creer que él podría llegar a ser el reemplazante de Carlos Gardel. El hombre llegó a interrumpir el tránsito en la calle Corrientes, tuvo una difusión enorme, hizo tres películas, pero no era "El Morocho". Después vino Jorge Casal, también se lo esperó como el gran cantor. Para mí Roberto Quiroga fue un muy buen cantor.»

Seguidamente le pregunté:

«¿Usted piensa que ésa era su verdadera voz o imitaba a Gardel?»

«No, para mí era la voz de él.»

«¿Entonces solamente se trataba de que Roberto Quiroga cantaba en un estilo netamente gardeliano?»

«Claro, también lo hizo Carlitos Acuña. Además el repertorio gardeliano no va a morir nunca, porque es la fuente donde recurrimos todos. ¡Todos somos hijos de Gardel!»

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada