lunes, 12 de noviembre de 2012

Rodolfo Lesica : prototipo del muchacho porteño


Poseia una voz potente, con registro de barítono, con todo el "yeite" del tango, no pudo sin embargo llegar a altura de su compañero de éxitos, Argentino Ledesma.
Este prototipo del muchacho porteño, con mucha pinta y buena voz, no llegó al nivel que hubiera merecido por sus grandes cualidades artísticas, por causa de una vida desordenada, con todos los vicios que se adquieren en la noche y en la farra.

Nació en el barrio de Parque Chacabuco (Buenos Aires) en la calle Zubiría nº 432, donde creció junto a sus hermanos Oscar y María.

Su padre Carmelo Aiello, bandoneonista y compositor, autor de la exitosa polka "El viejito del acordeón", con múltiples grabaciones, además de la milonga "Florcita porteña", grabada por Argentino Ledesma y el tango "Criollo de ley" por Juan D'Arienzo.

Su hermano mayor, Oscar, se dedicó al estudio del piano, lo que le permitió ser integrante de la orquesta de su padre. A los 12 años Rodolfo, con el nombre artístico de Rodolfo Alberti, debuta en dicha orquesta en los carnavales de 1940 en el club Hurlingham, compartiendo el rubro de cantores con Guillermo Coral, quien luego fue cantor de Francisco Canaro y más tarde sería imitador y actor cómico con el nombre de Guillermo Rico.

La orquesta de Aiello es contratada por radio Mitre. A partir de 1945, fue mermando el trabajo de la orquesta y su padre decide desarmar la misma; por lo tanto "El Rolo" debió dedicarse a otras actividades ya que con 15 años era muy difícil hacerlo como cantor.

Amigos del café que frecuentaba Rodolfo en la calle Cachimayo y Asamblea, parada de una línea de colectivos, además lugar concurrido por choferes de taxis, le ofrecen hacer changas en los turnos libres como peón de taxi, a pesar de no tener registro de conductor.

En 1948 es convocado a cumplir con el servicio militar, dada su experiencia como chofer es puesto a disposición de un general del ejército. También se destaca como cantor y animador de toda reunión social que se realizaba en el cuartel.

Finalizada la "colimba" volvió al taxi, una noche sube al mismo como pasajero el maestro Héctor Varela, que acababa de actuar en el cabaret "Maipú Pigall", con el atrevimiento propio de un muchacho de su edad, le canta un tango y el músico decide invitarlo a un ensayo de la orquesta. El resultado de la prueba es positivo y es contratado, el 6 de junio de 1950 debuta en el cabaret de la calle Paraná al 400 "Chantecler", acompañado en los cantables con el consagrado Armando Laborde.

El apellido artístico Alberti, como el propio Aiello no lo convencían a Varela, y al pasar por la plaza Lezica en el barrio de Caballito, decide bautizarlo con el nombre de Rodolfo Lesica, con la letra ese en vez de zeta.

La orquesta de Varela estaba conformada con un plantel de notables músicos, en su mayoría ex integrantes de la orquesta de Juan D'Arienzo. La orquesta la integraban entre otros, en el piano César Zagnoli, los violinistas Hugo Baralis, Mario Abramovich y Roberto Guisado, y en los bandoneones junto al maestro Varela, Alberto Marchese y Alberto San Miguel, y en la presentación quien luego sería uno de los más importantes locutores de radio y televisión: Jorge "Cacho" Fontana.

A raíz del notable suceso son contratados por LR3 Radio Belgrano, y por Emi-Odeón, para su sello Pampa. Graban por primera vez el instrumental "El flete" y, en dúo Laborde-Lesica, la vieja milonga registrada por Gardel "Un bailongo", volviendo a grabar a dúo con Laborde "Tal para cual" y "La carreta" y como solista el tango "Paciencia". En 1952 registra un trabajo donde demuestra toda su faz interpretativa en el tango de Antonio Fiasche y San Miguel "Noches de cabaret".

Su estilo de fuerte temperamento, su coloratura de voz y su afinada interpretación van desarrollando una trayectoria ascendente. Sus actuaciones eran presenciadas por grandes grupos de admiradoras, que además del canto eran atraídas por su pinta de varón porteño.

A mediados del 52, a raíz de un metejón amoroso y por seguir a la dama, abandona abruptamente la orquesta y se marcha a Rio de Janeiro, volviendo al poco tiempo después del frustrado romance.

Amigos comunes logran la reconciliación con Varela, vuelve a la orquesta y comparte el escenario con un debutante, que en poco tiempo sería una de las voces más cotizadas en el ambiente, el santiagueño Argentino Ledesma. Juntos impondrían dos éxitos que batieron récords de ventas de discos, Lesica con el tango de Erma Suárez (esposa de Varela) "Canzoneta" y Ledesma el tango de origen catalán "Fumando espero".

A principio de 1957, Ledesma abandona la orquesta y es reemplazado por Raúl Lavié, quien tenía una gran relación con "el Rolo", no sólo profesional, también amistosa. Logran grabar a dúo un resonante éxito, el vals "Señora princesa". Lamentablemente el público disfruta muy poco al dúo, se produce una huelga de los músicos de la orquesta, el dúo se adhiere y todos son despedidos por Varela. Inmediatamente Lesica y Lavié deciden formar una agrupación orquestal y junto a los bandoneonistas Marchese y San Miguel forman "Los ases del tango", no le faltaron contratos, radios, clubes, giras y graban en la RCA-Victor a fines del '57 el tango "Si te llegara a perder".

En 1958 se integra a la orquesta del gran músico y compositor Jorge Caldara y graba con brillante suceso el tango de Caldara y Mario Soto "Pasional", finalizando el año el muchacho calavera decide entrar en la buena senda y contrae matrimonio.

En 1959 se produce la tercera incorporación con Varela, que a pesar de las travesuras de Lesica siempre tuvo un gran afecto por "el Rolo" y nuevamente junto con Laborde y la incorporación de Ernesto Herrera completan las voces de la orquesta.

En 1960 nació su primera hija. Lesica sigue con Varela hasta 1961, cuando se desvincula definitivamente de la orquesta que tantos momentos inolvidables brindó al tango, y como broche de esa etapa es importante destacar una anécdota sobre, quizás, la obra más exitosa del rubro Varela-Lesica. Varela era muy amigo del músico Alfredo Malerba, marido de la gran cantante Libertad Lamarque. Durante un encuentro en 1956 entre Varela y Malerba, este le comentó que habían traído de México un hermoso bolero que doña Libertad quería grabar en tiempo de tango, Varela le sugirió a Lesica que tratara de conseguirlo. Lesica se presenta ante Libertad y se lo pide, prometiendo que lo grabaría después que ella. Pero en forma inmediata Varela y Lesica lo graban, logrando un éxito tremendo, el bolero en tiempo de tango era nada menos que "Historia de un amor". Al poco tiempo se encuentra Lesica con Libertad, trató de escaparse para no enfrentarla, pero no pudo, sin embargo ella en vez de retarlo, lo felicita por la grabación y el éxito del tema.

Inicia una nueva etapa como solista a fines de 1960, luego de un breve paso con Joaquín Do Reyes, más tarde es contratado por Emi-Odeon, grabando con la orquesta de Mario Demarco los tangos "Rondando tu esquina" y "Quiero verte una vez más" y con Carlos García "Corrientes y Esmeralda".

Su presencia ante el gran público las realizaba a través de los programas de televisión "Grandes valores del tango", "Sábados circulares", "Sábados continuados" y los shows, con el acompañamiento de la orquesta de Alberto Nery. Las últimas grabaciones las realizó en el sello Embassy entre 1979 y 1980, con arreglos y dirección de Alberto Di Paulo.

Próximo a cumplir los 56 años, el 19 de julio de 1984 se produce su fallecimiento, muy lamentado por todos los amantes del tango y su gran legión de amigos que supo cultivar este brillante intérprete

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada