lunes, 21 de mayo de 2012

Jacqueline Sigaut y Su “Desde el recuerdo te vuelvo a ver”


"Desde el recuerdo te vuelvo a ver", dedicado a la obra de Aníbal "Pichuco" Troilo, en el que, fiel a su espíritu inquieto, se anima a encarar con solvencia un repertorio más trágico que la empujó a despojarse de lo técnico y "a sacar una mugre en la interpretación que no tenía".
A partir del aplomo que le dieron sus 17 años en la escena de la música ciudadana, la vocalista describió a este disco como el "más tanguero" de su carrera y sostuvo que el hecho de haber grabado la mayoría de las piezas al frente de un sexteto la obligó a sacar "una cosa más `heavy`, con una forma de cantar más trágica y apasionada, algo que piden las composiciones de Aníbal Troilo".
"Con este trabajo atravesé una crisis como cantante que me tuvo contra el precipicio, el hecho de tener semejante orquesta atrás -continuó- te exige vocalmente que te la banques como solista, ahora me siento cómoda cantando estos temas y disfruto de toda la búsqueda que tengo como cantante".
La placa -sucesora de "Porque quiero" (2009), "Aquí y ahora tangos" (2005), "Nada es casual" (2002) y "Tangos" (2001)- es el resultado de un intenso trabajo de investigación que la llevó a consultar con historiadores, editoriales de música, archivos audiovisuales para así encontrar, por ejemplo, a "Fujiyama", tango de autoría de Cátulo Castillo, que había sido únicamente cantado en vivo por Virginia Luque en el programa televisivo "Grandes Valores".
"Es el único tema que nunca se grabó, conseguí la partitura y me empecé a encontrar con cosas nuevas o poco transitadas", explicó Sigaut, quien había iniciado esta travesía interpretando los temas que más le gustaban de "Pichuco" y en el camino se topó con personas, como Francisco Polimeni -nieto del bandoneonista y compositor- que la motivaron a redoblar la apuesta.
Otros de las perlas del disco son "Alejandra" (de Ernesto Sábato), "La Cantina" (también de Castillo) o la "Milonga de Manuel Flores" (basada en un poema de Jorge Luis Borges), que conviven con clásicos como "María" y "Sur", en los que tocan dos músicos que integraron  la orquesta de Troilo en los 70: José Colángelo y Raúl Garello.
Allí Jacqueline estará acompañada por los músicos que grabaron en el cd: César Rago y Paloma Bica (violines), Matías Rubino y Eva Wolff (bandoneones), Franco Polimeni (arreglos y piano) y Pablo Motta (contrabajo).
Además del recital participarán invitados especiales como José Colángelo y José Ogivieki (piano), Ariel Argañaraz (guitarra), Leandro Falótico y Hernán Cucuza Castiello (voz).
Sigaut mostrará este mismo material el miércoles 13 de junio a las 21 en el Bar Los 36 Billares (Avenida de Mayo 1265), y el miércoles 4 de julio a las 21 en el Centro Cultural Torcuato Tasso (Defensa 1575).
-¿Por qué elegiste la obra de Troilo? ¿Qué te motivó a revisitarla?
-Troilo como compositor que musicalmente entiende lo que dice la letra, hay una coherencia total entre el color de la melodía de sus piezas y con que dicen las letras.
 La melodía le da un carácter a la letra que ayuda mucho a crear un clima en el tema.
-¿Cómo definirías este presente artístico en el marco de un panorama en el que la mujer ha tomado más presencia en el género?
-Tengo muy buena onda con mis colegas, yo no sé si soy yo, pero creo que las cantantes estamos más osadas, cada una está buscando su manera de hacer tango, todas tenemos una historia dentro del tango, ahora hay algo más del compartir que de competir.
Estamos como muy plantadas las mujeres, todas tenemos un lugar y ya no hay que defenderlo. Eso te permite divertirte un poco más, cada una tiene su manera de decir, su repertorio y su público. Es un espacio que está ganado y ya no es un lugar que hay que pelear.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada