sábado, 26 de mayo de 2012

HOMENAJE A JUAN CARLOS COBIAN EN BAHIA BLANCA


JUAN C. COBIAN

El 31 de mayo a las 10.30 hs en Bahía Blanca se realizará la colocación de una obra en homenaje al 116º aniversario del nacimiento de JUAN CARLOS COBIAN, en calle Moreno 310 (esquina Castelli), como parte del ciclo “BAHIA BLANCA NO OLVIDA”ideado por el productor JOSE VALLE. La misma consistirá en el 1er ejemplar de las que denominaremos “Baldosas que no olvidan”, en esta ocasión materializada en un baldosón de 75 cm de largo por 75 cm de ancho con un párrafo de la letra de “La casita de mis viejos” (tango de Cobián con letra de Enrique Cadícamo).
En el acto de inauguración hará una breve reseña del pianista el Dr. Eduardo Giorlandini junto a Evedith Adal Hosni y Gaby “La Voz Sensual del Tango” interpretará La casita de mis viejos acompañada por la elegancia de Rubén Cordi y Alejandra Ober y Susana Giandoménico que bailará junto a su compañero.

Hay, entre tantas casas perdidas en el tiempo, una que en Bahía Blanca adquiere una dimensión singular. Estaba ubicada en calle Moreno al 300, a pocos metros de la esquina con calle Castelli, y en ella vivía, desde fines del siglo XIX, la familia de los Cobián. En ella habitó, llegado junto con su familia desde Pigué cuando tenía 3 años de edad, quien sería uno de los grandes compositores y ejecutantes más destacados del tango: Juan Carlos Cobián. Luego de completar la escuela primaria y estudiar música en el Conservatorio Williams, Cobián se marchó a la Capital Federal, para probar suerte con su pasión musical. Era apenas un adolescente, pero su nombre se grabaría para siempre entre los grandes creadores del tango. Luego de mucho trajinar, Cobián encontró un ladero de lujo en Enrique Cadícamo, con quien compuso, entre otros temas, los tangos “Los Mareados”, “Nostalgias” y “La Casita de Mis viejos”. Precisamente este último tema da cuenta de su historia. Porque la letra fue escrita por Cadícamo en referencia a la particular experiencia de Cobián, quien tras alejarse de Bahía Blanca en 1913 no regresó sino luego de 17 años, para visitar a sus padres, en 1930. La historia recién se hizo pública en 1976, cuando en una nota en TV el propio Cadícamo señaló que la letra del tango estaba inspirada en ese hecho. Ese mismo año, un periodista de La Nueva Provincia se acercó al lugar para conocer la de pronto "singular" casona y solo encontró... escombros: había sido demolida unas semanas antes para dar lugar a la construcción de un edificio en altura. Para la historia, la modesta referencia histórica que al menos da cuenta al ocasional transeúnte de tan trascendente circunstancia. 

Vuelvo vencido a la casita de mis viejos,
cada cosa es un recuerdo que se agita en mi memoria,
mis veinte abriles me llevaron lejos...
locuras juveniles, la falta de consejo.
Hay en la casa un hondo y cruel silencio huraño,
y al golpear, como un extraño, me recibe el viejo criado...
Habré cambiado totalmente, que el anciano por la voz
tan sólo me reconoció.
Pobre viejita la encontré
enfermita; yo le hablé
y me miró con unos ojos... Con esos ojos
nublados por el llanto
como diciéndome por qué tardaste tanto...
Ya nunca más he de partir
y a tu lado he de sentir el calor de un gran cariño...
Sólo una madre nos perdona en esta vida,
es la única verdad,
es mentira lo demás

(De La Casita de mis Viejos, fragmento, 1931, Cobián y Cadícamo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada